Triturando las palabras

En mi anterior post, lanzaba una provocación para ver si alguien se animaba a entrar a la crítica de la situación de la candidatura socialista a la alcaldía de Madrid. Nos hemos quedado con el mensajero y no hemos escuchado el mensaje. En el reino de la mentira, la más evidente de las verdades es considerada como la más superficial de las ingenuidades.

Ahora bien, la Constitución del 78 otorga al pueblo el derecho para refrendar una lista de partidoque será proporcionalmente representada en el congreso, y otorga a éste la potestad de elegir al gobierno de entre sus miembros y también a los miembros del órgano de control del poder judicial (CGPJ). Entonces el alcance de la democracia, o sea el alcance de la elección de cada votante, llega hasta lo más recóndito de la administración difundiendo la misma proporcionalidad que marcaron las elecciones.

Delegamos la democracia entonces a la propia democracia interna de los partidos que preparan las listas que hemos de refrendar. Y no sería nada dificil elegir al candidato por distritos/barrios de entre los actuales concejales o bases de los partidos. Pero no, lo tiene que elegir, el propio presidente del gobierno, un buen cortocircuito dentro del partido.

Repito la provocación: En el pais de la mentira, la más grande de las verdades será considerada la más vulgar de las ingenuidades. Vamos a Cracovia.

Bono ha rechazado la candidatura. Si ser un político cabal es algo que le distingue ¿es que lo normal es que el político no sea cabal?. ¿Los electores pueden ser disueltos para ser sustituidos por una asamblea de sociólogos? ¿Puedo yo ir a una de esas asambleas? Pues ya lo decía yo, que al final la representatividad se consigue en este reino de la mentira mediante la identificación con los dirigentes. Uno de los nuestros.

Y la última frase ya era para echarse a llorar … ¿Por qué no lo dijiste al principio, Carnicero?

“Vamos a asistir al enfrentamiento en la capital de España entre dos partidos que en realidad no existen. ¿Hay algo más apasionante para una política diseñada en un laboratorio?”

Esta es nuestra “democracia”, dos partidos que en realidad no existen, en el reino en el que la política está diseñada en un laboratorio, por mucho que se siga triturando las palabras.

un abrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: