La demolición controlada de las torres gemelas

Richard Gage, AIA, Architect – “How The Towers Fell” – Complete 2 Hour Presentation
University of Manitoba

Y que cada uno se haga sus propios juicios.

Anuncios

Érase una vez el fascismo

Corría el siglo XVIII cuando el pueblo americano conquistó su independencia de la Corona Británica y constituyó una democracia formal, con separación de poderes en origen, y con la representatividad que hizo popular la tan mal traida frase desde entonces: “un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Pero el sendero de la libertad hay que transitarlo generación tras generación para que no sea invadido por la mala hierba totalitaria. De aquellas “free speech zone”, incubadoras de libertad, ¿cómo hemos llegado a esto?

17 de septiembre de 2007, en el John Kerry town hall forum.

Un estudiante, después de recomendar un libro a John Kerry, formula la siguiente pregunta..” Si hubo manipulaciones en las ultimas elecciones presidenciales de los Estados Unidos ¿por qué ustedes no han protestado?, ¿por qué han asumido tan rápido su derrota frente a George W.Bush?”. “¿Por qué no habia planes de “Impeachement (destitución) ” de Bush”?. Por último pregunta si él (Kerry) forma parte de la sociedad secreta Skules and Bones.

La cosa no acaba ahí. En un pais libre, este estudiante debería tener derecho a quedarse en la sala a escuchar la respuesta, y el resto de la conferencia. Si interrumpiera el curso normal de ésta, se le debería invitar a dejar la sala. Pero los Estados Unidos de América no es un pais libre. Ya no. En el video podeis ver cómo el pacífico estudiante ejercitando su derecho de libre expresión, es obligado de mala manera, y como exige su derecho a quedarse libremente en le sala, al momento está en el suelo recibiendo castigo cual suerte de baras de 20.000 voltios.

Gracias Diana.

El libro de estilo de El Mundo (del siglo XXI)

¿Este es el portavoz de la legitimidad contra el nacionalismo? ¿Despiste o pasteleo? ¿Evidencia o neurosis?

Gracias a Criterio y a José García Domínguez que me llevó hasta él.