El sindicalismo de la servidumbre

La esencia de un sindicato es la democracia interna. Sin ella no hay sindicato, hay caudillismo y como consecuencia totalitarismo y como consecuencia servilismo. No se pretende la participación colectiva, sino la de los adeptos. No se plantean asambleas decisorias, ni siquiera asambleas de debate; sólo informativas. No cabe disentir, ni aún rebatir; sólo asentir.

La baja afiliación es la prueba del nueve de su corrupción; para tener “suerte” dan el carné, para “trincar examen” ofrecen carné; para colocar “coleguitas” imponen carné; para “formar laboralmente” venden carnés. Es la servidumbre que hay que pagar para acceder a cualquier derecho laboral. [Comentario original]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: