El hambre no sabe de dignidad

La lucha para sobrevivir es instintiva, cuando el hambre acucia el cerebro no rige las acciones, sino la intuición.
Raro es el hambriento que lucha por la dignidad.

En España las luchas contra el franquismo no comenzaron hasta que el estómago comenzó a llenarse cada día. Comienzo de los años 60. [Comentario original]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: