MAYO DEL 68



Hace ya cuarenta años, nada menos. ¡Y han pasado tantas cosas desde entonces! Los dos bloques no están ya enfrentados; por defunción, de muerte natural, de uno de ellos. El papel del malvado comunismo lo ha heredado un inverosímil Al-Qaeda cargado de poderes terroríficos subrepticios y de demoledoras tecnologías de punta, poco probables —increíbles— entre los habitantes de los desiertos lejanos.

Sorprendentemente, los habitantes de Occidente están renunciando a importantes libertades individuales a cambio de seguridad (aunque se trate, estoy convencido de que muchos piensan así, de la insólitamente relativa seguridad de que sus propios gobiernos dejen de atentar contra ellos para, falsificando así una amenaza exterior, tener excusa para poder invadir ricos y estratégicos territorios del orbe todo.)

El mundo necesita, sin duda, otro mayo como aquél, pero no tiene quien lo lleve a cabo. La enorme diferencia es que la proporción de jóvenes en la pirámide de edades era entonces muy favorable a las revoluciones. Pero aquella multitud de jóvenes son precisamente los mismos que, al mando, están hoy fastidiando el mundo. Y sus hijos, no sólo son pocos en el arbustillo —no pirámide— de edades, sino que holgazanean vendidos al poder a cambio de entretenimiento sin fin.

La siguiente revolución, si tiene que haberla, habrá de ser la de los ideales. Pero ¿qué ideales? No lo sé. Pero si estos no incluyen la ilegalización del sistema bancario mundial, en manos de unos cuantos criminales que endeudan personas y hasta países enteros prestándoles dinero inventado y, como consecuencia, hunden cíclicamente la economía mundial; si no comprende la ilegalidad de cualquier clase de ataque preventivo contra países soberanos; si no incluye la marginación comercial de aquellos países que no suscriban los acuerdos internacionales sobre derechos y libertades fundamentales; si no abarca el escrupuloso acatamiento del derecho internacional; y si no se acompaña, en fin, del respeto por el ecosistema planetario, será una revolución que no servirá para nada. Más valdría entonces no mover un dedo y conformarnos con legar a nuestros hijos un mundo en el que prevalecerán la desigualdad, la esclavitud, la muerte y, seguramente, la dictadura.

Anuncios
Publicado en democracia. 7 Comments »

DEPURACIÓN EN DEFENSA

Chacón ha ordenado condenar los accesos a Internet de todos los funcionarios del Ministerio de Defensa. Excusa: pierden el tiempo y colapsan la red. Efecto colateral: la Asociación Unificada de Militares Españoles denuncia que lo que busca la Ministra es, entre otras muchas cosas, impedir el acceso a su web.

El nombramiento ya ha sido una burla: una mujer embarazada al frente de 140.000 hombres ( y mujeres) de pelo en pecho, armados hasta los dientes; una provocación: una federalista, catalanista intolerante, al frente de los que están para garantizar la unidad España desde el postfranquismo; y una trampa: cualquier reacción contra la Ministra será tenida como una expresión del machismo latente en el homo-militis, como una agresión a la mujer (o incluso a su feto).

“Chacón nos trata como a niños” —han dicho algunos militares para quitarle hierro a la medida. No, queridos aprendices de estrategas: como a niños, no; sino como a traidores. Intervenir o dificultar las comunicaciones demuestra sospecha y también malicia. ¡Y ojo al resto de los españoles capaces de conspirar contra el Nuevo Orden Federal, porque la nena dispone del Centro Nacional de Inteligencia!

Visto lo anterior, ¿por qué el Jóker Rodríguez Zapatero ha nombrado a semejante desbarro para un cargo tan sensible? La más que probable respuesta, conociendo al Jóker, es que se avecinan cambios en la cúpula militar. Nuevas caras, más proclives al federalismo, van a ocupar altísimos cargos; algunos pases a la reserva se dan por hechos; el circo de tres pistas del oportunismo se ha instalado en Castellana 109 para los próximos cuatro años: se rifan estrellas de cuatro puntas, siempre que ninguna de las cuatro señale a Cataluña o el País Vasco.

El primer paso para iniciar la carnicería es aislar al ganado, impedirle la movilidad y la comunicación, aunque sea a fuerza de tildarlo poco menos que de vago, jugador o incluso pajillero. ¡Curiosa medida, tapiar el acceso a la Internet a los militares, toda vez que la propia Red fue diseñada para resistir hasta un ataque nuclear y permitir la comunicación entre militares, aún en ese caso extremo!

Publicado en democracia. 5 Comments »

EL GRAN SIMULACRO

La historia de España durante el siglo XX es también la historia de un enriquecimiento perpetrado en condiciones excepcionales. Los grandes nombres, los poderosos personajes que unieron su fortuna y su destino a la suerte del franquismo, desde el entorno familiar del general Franco a la cima de su régimen, han sabido adaptarse a la monarquía parlamentaria, mientras una nueva generación (Aznar, Rato, Trillo Figueroa, Arias-Salgado, Fernández-Cuesta, García Escudero, Calvo-Sotelo, Fernández- Miranda, Cabanillas, Mariscal de Gante… apellidos viejos con rostros jóvenes) se preparaba para tomar el relevo gubernamental. Todo quedaba atado y bien atado.

Para ellos, el tránsito de la dictadura a la democracia consistía en que se cumpliera, con el menor desgaste posible, el axioma lampedusiano: “Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie”. Evidentemente, lo han conseguido. Hoy, los últimos March, Koplowitz, Fierro, Fenosa, Coca, Melià… continúan entre las familias más ricas e influyentes de la España del siglo XXI, y comparten el pedestal con otros compañeros de aventura, millonarios emergentes salidos directamente de la política falangista, tradicionalista y tecnocrática, con apellidos tan sonoros como Oriol, Cortina, Alcocer, Letona… Todos conforman una clase social ‘franquista’. Son las ‘familias’ de un régimen político poblado por empresarios de fortuna, falangistas de clase media, funcionarios oportunistas, latifundistas de gatillo fácil, nobles industriosos, altos cargos a la búsqueda de multinacionales, ministros cinegéticos, procuradores en el sentido más literal del término… unidos a la llamada del Dinero, entrenados en la autarquía de la posguerra, para enriquecerse, a partir de 1959, con la llegada del Desarrollo. Capitalismo salvaje, bancos, altas finanzas…

El Régimen del general Franco estuvo al servicio de esta clase social; Protegió la iniciativa privada en un momento de extraordinario crecimiento económico. El franquismo mantuvo un privilegiado sistema fiscal que cargaba todo el peso sobre los consumidores, aprovechó la docilidad obrera provocada por la despolitización y la carencia de sindicatos independientes con capacidad para la negociación colectiva (que no aparecieron hasta finales de los ‘70) e impidió cualquier crítica pública a la corrupción.

En tales condiciones, corrupción y desarrollo son, sin duda, rasgos de un mismo proceso en el que se forjaron las grandes fortunas que hoy dirigen la economía española. Con su particular manera de entender la política, Franco siempre tuvo muy claro que el bolsillo y la patria iban unidos; que, mientras los asuntos de cartera marcharan bien, sus seguidores no conspirarían contra su poder personal, cuyo ejercicio vitalicio era, a fin de cuentas, su único objetivo.

Durante casi medio siglo, una clase social ‘franquista’ logró beneficios portentosos gracias a que supo encubrir sus negocios bajo el proteccionismo del poder. Como explico en mi libro “Ricos por la patria” y amplío en “Los banqueros de Franco” para la implantación de la monarquía parlamentaria se llegó a un acuerdo no escrito. “El consenso fue una manera de imponer límites y silencios al debate nacional”, explicó en diciembre de 1988 el ex ministro ‘ucedista’ y ‘popular’ Rafael Arias-Salgado en la revista Cuenta y Razón. Desde las filas socialistas, Raúl Morodo teorizó en el mismo sentido: “Dentro de todo proceso de transición –si quiere ser pacífico– la simulación forma parte del consenso”.

Culminada la simulación, resultaba sencillo rescribir y revisar los hechos. Uno de los más diestros “revisionistas” ha sido sin duda Rodolfo Martín Villa, ministro ‘azul’ de UCD , alto cargo del Régimen franquista desde sus tiempos del SEU falangista y en la actualidad presidente de un grupo mediático. En vísperas de las elecciones generales de 1982 , Martín Villa declaró: “Franco deja al morirse un estado bastante débil y, sin embargo, una sociedad bastante fortalecida. Cuestión en la que, quizá, teníamos más fe los que colaboramos en el sistema político anterior”. El pasado franquista fue conscientemente silenciado, disfrazado, desdramatizado por sus protagonistas con la excusa de que así se superaría la Guerra Civil y se construiría un puente de convivencia elevado sobre el abismo social de las ‘dos Españas’. Los perdedores, los opositores a la Dictadura, debían aceptar esta condición de los vencedores si querían participar en el juego democrático.

Y así lo hicieron, con la simulación a golpe de consenso, en el que las izquierdas jugaron en inferioridad de condiciones. Debieron pasar 20 años y la ruptura de este consenso durante los años de la crispación contra el Gobierno de Felipe González. Algo que el dirigente socialista José María Benegas, recordaba con irritación: “La única ley de punto final la hicimos en octubre de 1977 los demócratas para los franquistas; en ese año decidimos no pedir ninguna responsabilidad referida a los 40 años de la dictadura, para intentar de una vez por todas la reconciliación”.

Éste ha sido, pues, uno de los precios reconocidos de la democracia española que nadie ha pretendido saldar. Porque, en cuanto soplaron los vientos de la democracia, los antiguos dirigentes y empresarios del Régimen no dudaron en desmarcarse de la familia Franco y del franquismo, para proseguir el negocio en otros salones. Después del gran simulacro, el sistema capitalista español respiró tranquilo.

Mariano Sánchez Soler
Historiador.

De “Periódico Diagonal”, abril de 2006

NO HAY MARCHA ATRÁS


En esto, tal como prometimos al crear Ácratas, no daremos marcha atrás. En este diario respetamos la libertad de opinión, y eso quiere decir, ni más ni menos, que no todos los articulistas que participamos aquí pensamos del mismo modo sobre los mismos asuntos. Pero no por eso van a ser algunos de ellos expulsados del diario, porque, entre otras cosas, es más divertido y más pedagógico discutir los unos con los otros que aquiescer y no poder más que jalearse unos a otros y felicitarse mutuamente.

Pongamos un ejemplo. Específicamente, MessageInOut es un republicano que se cree incorruptible (¡Al menos, hasta ahora!). La clase de república que piensa idónea para cualquier país civilizado del mundo es la República Constitucional. Así de claro. Y, resulta evidente, en eso no coincide con algunos otros articulistas de Ácratas. Quizás la causa sea que, como dicen otros, también MessageInOut se imagine a sí mismo como alguna especie de “aristócrata” en el sentido cultural (desde luego que no lo es en el sentido económico ni en el tradicional nobiliario). Además, MessageInOut no cree ser republicano constitucionalista por pura ignorancia o por haber sufrido alguna clase de lobotomización o manipulación por parte de terceros.

Así, no obstante conocer que, sin el nivel adecuado de educación general, no es posible que la ciudadanía decida y envíe a sus diputados al Parlamento con ninguna clase de mandato imperativo; no obstante advertir que el tercio laocrático español no alcanza el cincuentavo, y que, al ritmo de embrutecimiento de la población que llevamos, mengua cada día; no obstante saber que incluso un Presidente electo puede ser nefasto para nuestra patria común, como lo fue Manuel Azaña; no obstante percatarse de que los estudios serios no correlacionan partitocracia y corrupción; no obstante estar al corriente de que tres de los siete países menos corruptos del mundo son monarquías; no obstante haber demostrado que sin un reparto de renta equilibrado no es posible evitar la corrupción y que es ésta la que impulsa al acaparamiento de poderes del Estado por los partidos, y no al revés; no obstante haber sido puntualmente informado de que su defenestración como coordinador de una página del Diario de la República Constitucional fue, literalmente, una expulsión “votada” en petit comité por cuatro y el cabo furriel; no obstante haberse dejado de publicar, desde aquel fatal momento, todos sus artículos por no seguir “la línea editorial del diario” mencionado; no obstante todo eso, MessageInOut defiende la rigurosa independencia de poderes y la unidad nacional española como única vía, no ya para ser más libres, sino para ser mínimamente dignos. Es decir, más precisa y explícitamente: MessageInOut sostiene los mismos valores que el MCRC, reflejados en los XXI puntos de su Declaración de Principios.

Y es que la partitocracia que nos legó la Transición española es degradante para todo ciudadano sometido por los nacionalismos e independentismos periféricos y oportunistas que la maldita monarquía de partidos alimenta; o sea, para cualquier español con dignidad que viva en Cataluña, el País vasco, Galicia o Navarra (pronto en muchos más sitios). Por eso veréis a MessageInOut defender posturas parciales, aunque bien destructivas para los nacionalismos parásitos, como la elección del Presidente en segunda vuelta entre los cabezas de las dos listas más votadas al Congreso. Como mal menor. Por eso, MessageInOut, como cualquiera que esté ya harto de ser vendido por los sucesivos presidentes del Gobierno de España de este régimen partitocrático a los nacionalistas, a cambio de sus investiduras, ha emprendido un camino que tampoco tiene marcha atrás.

Publicado en democracia. 8 Comments »

Agresión a militantes de UCE

COMUNICADO DE UNIFICACIÓN COMUNISTA DE ESPAÑA


Nueva agresión fascista a militantes de UCE en Durango

El pasado martes 15 de abril, a las 14:30 horas, y mientras se encontraban repartiendo el último número de nuestro periódico De Verdad –en el que se llama al pueblo trabajador a unirse y organizarse para hacer frente a la crisis económica– por las calles del centro de Durango, dos compañeras de Unificación Comunista de España han sido cobardemente agredidas por un escuadrón de “camisas pardas” fascistas que se refugian hoy en Euskadi bajo el nombre de “kale borroka”.

Los incidentes comenzaron una hora antes, cuando dos de ellos insultaron, escupieron y trataron de arrebatar los periódicos a nuestras compañeras sin conseguirlo. Mas tarde, y haciendo gala de la cobardía que les caracteriza, regresaron con un grupo más numeroso de 8 o 9 individuos. Los cuales, arrinconando violentamente contra la pared a las dos, les arrojaron un cubo de agua mezclada con lejía que traían consigo. La reacción de nuestras compañeras, acusándoles a voz en grito de ser unos fascistas proetarras provocó que los agresores apresuradamente se alejaran corriendo. Inmediatamente la gran mayoría de las personas que se encontraban en el lugar –los trabajadores que reparaban la calle, vecinos, comerciantes y peatones– les mostraron su apoyo. Al llegar los servicios sanitarios y la Ertzaintza, a la que avisaron los vecinos, se produjo una espontánea reacción de apoyo y solidaridad de la gente que, además de denunciar y despreciar a los agresores, inmediatamente ofrecieron a nuestras compañeras sus casas y comercios para que pudieran lavarse la lejía con la que los fascistas las habían empapado.

La unánime respuesta solidaria de los durangueses coincidió también en señalar mayoritariamente la permisividad del gobierno de Ibarretxe con estos grupos fascistas como responsable de estas situaciones –los agresores ocupan un local de conocimiento público-. A lo cual, con toda seguridad, no es ajeno el hecho de que en lugares como Durango –considerado durante mucho tiempo como bastión del nacionalismo–, los partidos del tripartito hayan perdido más de un 30% de sus votantes en las pasadas elecciones. Que se utilice el miedo y el terror provocado por la violencia de grupúsculos de este tipo para controlar a la gente es algo que todos los españoles hemos conocido durante 40 años, y que nuestros conciudadanos vascos todavía sufren.

Con esta nueva agresión, estos “modernos nazis” han vuelto a mostrar su condición doblemente cobarde. Primero atreviéndose a hacerlo sólo cuando son muy superiores en número. Y después huyendo rápidamente en cuanto encuentran alguna resistencia.

Una vez más, sin embargo, hay que decir a este gente que no sólo no van a amedrentarnos ni hacernos desistir de que la voz de los auténticos comunistas llegue al pueblo vasco, sino que con cada una de sus cobardes agresiones confirman lo justo de nuestra lucha frente a lo abyecto y reaccionario de sus principios; refuerzan nuestra convicción democrática y revolucionaria de conquistar la libertad en Euskadi derrotando al fascismo que ellos representan y al que tan cobardemente sirven; y nos unen más estrechamente al pueblo, mientras ellos sólo cosechan el rechazo y el desprecio más absoluto de la inmensa mayoría de la población.

SÓlo la complacencia de las autoridades del régimen político vasco refuerza la peregrina idea de estos individuos que, como denunciaron los vecinos de Durango a nuestras compañeras, “se erigen en defensores del pueblo vasco sin que nadie les haya llamado”. Y algún día, añadieron otros, “el gobierno vasco tendrá que rendir cuentas y responder por todo esto”.

Comité de Relaciones
Unificación Comunista de España

Para contactar: Ana Luque 600413285 / deverdad@uce.es

Publicado en Euskadi, fascismo, UCE. 1 Comment »

DERECHO DE CITA

Salimos al paso de los comentarios tendenciosos respecto a la reproducción total o parcial de artículos publicados en la prensa digital o de papel con la definición que para el derecho de cita da la propia Sociedad General de Autores de España:

¿Qué es el derecho de cita?

Constituye una limitación establecida legalmente a los derechos que corresponden a los creadores intelectuales. Permite la inclusión en una obra propia de fragmentos de otras ajenas de naturaleza escrita, sonora, o audiovisual, así como la de obras aisladas de carácter plástico, fotográfico, figurativo o análogo, siempre que se trate de obras ya divulgadas y su inclusión se realice a título de cita o para su análisis, comentario o juicio crítico.

La utilización del derecho de cita tiene como límites: ser para fines docentes o de investigación; estar justificado por el fin de la incorporación a una obra, y la necesidad de indicar la fuente y el nombre del autor de la misma. Tal utilización sólo podrá realizarse con fines docentes o de investigación, en la medida justificada por el fin de esa incorporación, e indicando la fuente y el nombre del autor de la obra utilizada.

Las recopilaciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revistas de prensa tienen también la consideración de citas. Se trata de una equiparación, “por vía de ficción legal” (1), a las citas, justificada por una finalidad informativa y por el interés social de acceso a la cultura.

(1) La SGAE se revuelve aquí como gato panza arriba contra la letra de la propia Ley. Si por ella fuera, cobraría por respirar el polvo que acumulan los libros o a las marujas por canturrear mientras friegan la escalera.

NUEVO GOBIERNO SOCIALISTA

Nuevo Gobierno. Rancio programa.

La novedad más relevante es la desaparición de Jesús Caldera del horizonte político del zapaterismo. Parece que Z no quiere que nada ni nadie quede que le recuerde su pasado como aprendiz de Presidente. Y no soporta ni perdona la imagen subrepticia, aunque pública, de un Jordi Sevilla soltándole a micrófono abierto que, en un par de tardes, podía aprender la suficiente Economía como para no desmerecer en el resto de sus cogniciones. O sea, para fingir que sabe de algo de lo que no sabe nada. No va a dejar títere con cabeza. Ni sevillas ni calderas…

El resto de los nombramientos demuestra que Z sabe que hasta sin ministros seguirían con vida los españoles: Sólo desde la convicción de que no hay nada que defender, puede nombrarse Ministra de Defensa a la chochona de Chacón.

Todo ello ajustado a que ésta promete ser, si nada lo remedia, la legislatura de la fatuidad zapateril. Y, con ella, su irreversible desplome en las simas de la desmemoria popular.

¿Por qué el absurdo Pueblo Español se empecina en inventarse y encumbrar figuras imposibles para tener que desbaratarlas luego?

Publicado en democracia. 2 Comments »