¡DANZAD, DANZAD, MALDITOS!

  • La crisis económica que no se podía nombrar antes del 9 de marzo se transforma poco a poco en una recesión en toda regla.
  • El paro será más que preocupante a final de año.
  • La economía de las familias sufrirá el peor correctivo desde hace décadas.
Tras el veraneo, será la debacle, el hundimiento, la gran cagazón. Datos del primer trimestre de 2008: crecimiento real, 0,3%; un 0,1% mensual. Datos del segundo trimestre: previsión, crecimiento cero. Datos previstos de tercer y cuarto trimestres: recesión en toda regla. Suspensión de pagos de las administraciones locales. Paro en incremento acelerado en extremo: al final de año, 3.500.000 parados. Y lo peor: como la ley cuantitativa del dinero de Fisher (M.V=P.Q) es inexorable, y ante la caída de los precios de la vivienda a la mitad de su valor, habrá una inflación del 10%, aproximadamente. Son habas contadas, apreciados españoles.

En estas circunstancias, los verdaderos responsables no darán la cara, por supuesto. No son los políticos, auténticos sinvergüenzas vendidos a sus amos. Ni siquiera los especuladores, porque el dinero que utilizan para especular lo piden prestado. Los responsables son los bancos. Específicamente, los cerebros de la Gran Banca: me refiero a los Botín, González, Fainé, Ron, Blesa o March; o sea, los verdaderos dirigentes de la política económica española.

El veraneo será un oasis suicida. Las playas se llenarán de autistas: “No pasará nada, no se va a hundir España. Además, estoy tan cansado de oír malas noticias, que necesito evadirme. Ya veremos en septiembre”. Y, desde luego, en septiembre lo verán. Cómo se van al paro, quiero decir. La prueba de que el desempleo crecerá como un soufflé: El BBVA está cerrando dos de cada tres oficinas, mandando a pastar de la Seguridad Social a miles de empleados, a base de jubilaciones anticipadas, si se es mayor de 55 años, o a base de campechanos: “Hasta luego, Lucas”. Y téngase en cuenta que el BBVA es uno de los pocos bancos que no tienen problemas de liquidez, porque han titulizado deuda como si fueran oriundos de Norteamérica. Pero es que ha de hacer mandíbula para tragarse a una docenita de pequeños bancos en quiebra técnica. Otro que no tiene problemas es el BSCH —el Santander de Emilio Botín, vamos—, ése banco que vendió todos sus inmuebles a finales del 2007 y es ahora arrendatario de los nuevos propietarios en todas sus oficinas.

En resumen: España, a partir de septiembre, olerá a cadáver. Y a caquita. Recomiendo a todos los lectores que revisen el artículo: “Enfrentarse a la recesión: dos soluciones”. Y que pongan en práctica cuanto antes las medidas correctoras de sus economías que allí se enumeran, si quieren que sus familias sobrevivan sin tener que prostituir a la parienta o a las hijas vistosas.

Anuncios
Publicado en democracia. 8 Comments »