El gobierno erra sus previsiones, como era previsible

Previsiones del Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado 2008

Crecimiento: 3,3%
Tasa de paro: 7,9%
Inflación: 2,8%

Previsiones revisadas en abril (tras las elecciones)

Crecimiento: 2,3%
Tasa de paro: 9,8%
Inflación: 3%

Previsiones actuales

Crecimiento: 1,9%

Tasa de paro: 11%

Inflación: 4%

Nos va a dar la risa con las previsiones para después del verano, eso, si no pasa nada en Irán.

Prisioneros de su pensamiento

Pese a las transformaciones que los acontecimientos obligaron a realizar en el Estado, y a la revolución de las comunicaciones en la Sociedad, el pensamiento liberal y el derivado del conflicto social siguen prisioneros de su primera filosofía de la historia. Esto explica que los partidos liberales y marxistas, a causa de la irrealidad actual de sus creencias, hayan sido apartados de la gestión gubernamental del Estado moderno. Y lo que es aun peor. Sus prejuicios ideológicos los han inhabilitado para entender el significado de las situaciones políticas nuevas.

[AGT en Crisis de Estado sin crisis de Gobierno]

La correcta administración del poder

La correcta administración del Poder es la más delicada y compleja acción de un Gobierno. Es más espinosa, si el origen de dicho Gobierno es espurio y no es consecuencia de la decisión de una amplia mayoría de la población gobernada. Pero es imposible, si además el ejercicio del Poder es partidista, sectario y malversa el interés colectivo de dicha mayoría.
Sumar partido estatal con nacionalistas y apoyos coyunturales de “pesebristas\” es traicionar, obviamente, el deseo y la voluntad del voto. Tal consenso no es más que para alcanzar el Poder e instalados en él, olvidan su ideología, se excusan en la “gobernabilidad” y se sirven en su provecho.

Por otra parte, la señal más evidente del mal Gobierno es su continua y permanente división, con la añagaza de aproximarlo al administrado. Un Gobierno que gobierne como ha de ser, no debería admitir tal argumento, so pena de reconocer su incapacidad de llegar hasta el último rincón del Estado y por ende de no saber gobernar. No debe haber cinco Administraciones, ni cuatro; en una correcta administración del Poder habrá la del Estado y la del Municipio, lo demás es generar burocracia, corrupción y desgobierno.

Finalmente, no conduce a la armonía una atomización del Gobierno ni por supuesto del Poder, al final es una estructura sin cimientos (la Ciudadanía), cuando todo emana y tiene su razón en ella. Y no vale que se le contente, con que cada cierto tiempo vota. Es una de las más viles y ruines evasivas de la partitocracia. Si los administrados no tenemos otra voz ni otra acción, que echar un papeleta cada cuatro años, el sistema no es democrático, sino totalitario, ya que asfixia la libertad y la subyuga. [Comentario original]

La propaganda del Estado de Autonomias no obedece al princio de la racionalidad de la administración publica, ni al princpio democrático de acercamiento al gobernado. La quiebra del primer principio, con el consiguiente encarecimiento, es tan evidente que no requiere ser argumentada para ser vista. Pero no sucede lo mismo con el principio democrático. Si no hay democracia en el centro ni en las extremidades.

En el Estado de Partidos, una oligarquía politica, las Autonomias crean el fenómeno que describió el gran pensador Tocqueville. La multiplicacion de centros de despotismo hace más insoportables los más cercanos al que los padece. La injusticia, la burocracia, la incompetencia y la corrupcion de los poderes autonómicos se soportan peor que los vicios de gobiernos lejanos. Se sabía en las monarquías absolutas y en las modernas dictaduras. Los Zares eran disculpados porque el pueblo suponia que no conocían lo que sus funcionarios locales hacían. Lo mismo con Franco. Sin el sentimiento nacionalista, catalanes y vascos odiarían mas a sus gobiernos autonómicos que al de Madrid. La descentralización y desconcetración del poder del Estado ha creado más centralizacion y concentracion en 17 poderes autónomos, sin aligerar ni aliviar los vicios del gobierno central. [AGT]

El valor de la tradición del Estado

La República Constitucional: ¿con Estado o sin Estado? Es decir, ¿con Estado+Gobierno o sólo el Gobierno (Government) como en Estados Unidos (e Inglaterra)? [Comentario original]

Solo soy revolucionario en la dimensión politica de la existencia humana, porque desde joven he deseado elevar la politica al nivel alcanzado en economía y ciencia aplicada. La clase empresarial y tecnológica es infinitamente superior a la politica, la docente y la intelectual. Y para dar ese salto cultural, sin riesgo de caer en el vacío social, hay que apoyarse en la tradición europea del Estado, que no tenía Inglaterra, y mucho menos EEUU.

La República Constitucional, en mi concepción, realizará la fórmula politica (no en el sentido de Mosca) que tu expresas, para ser entendido, como una adición: Gobierno+Estado, cuando el Gobierno no debe sumar su autoridad politica a la burocrática del Estado, sino contrarrestarla y dominarla con la fuerza social de la sociedad civil expresada por la opinión pública. [AGT]