Dramas familiares

Los orígenes, las causas genéticas, no desaparecen del todo en las nuevas funciones que cumplen las instituciones en su permanente evolucion. Si alguien cree que este MCRC no necesita conocer el estado actual de las familias, ¿qué le dirá a los padres (sin apoyo en la tradición no hay revolución
sino todo lo mas rebelión) para que alienten a sus hijos mayores de 16 años para que participen en la conquista paficica de la libertad política? ¿Con que autoridad le podemos pedir a nadie que nos siga, si ignoramos sus dramas familiares? [AGT]

Hacia la teoría pura de la sociedad civil

Nos acerquemos al metodo de la ciencia para tratar de la sociedad civil. Primero hemos de saber lo que es, qué elementos sociales la componen, y luego de examinar la naturaleza del conjunto y la de sus funciones, averiguar qué libertades son civiles o personales, qué libertades son colectivas o sociales, qué libertades son públicas o políticas y cuál es la libertad politica.

El principio ingles de que no hay impuestos sin consentimiento, es el primer paso de la libertad civil a la politica. Pero no constituye la libertad politica de la democracia. La servidumbre voluntaria, que tanto he estudiado, es compatible con las libertades civiles, pero no con la libertad politica.

Lo que trato de saber es si las libertades civiles, en plural, pueden liberarse de esa servidumbre, o si esa liberación necesita el concurso de la libertad politica colectiva. En el primer caso, sería posible posible llegar a la democracia mediante reformas del sistema, en el segundo caso sería imprescindible la ruptura pacifica del mismo por la accion ciudadana de la libertad colectiva. Nadie ha elaborado una teoria de la sociedad civil. El tema es sumamente complejo. No tengo una idea preconcebida. Y la sociedad familiar pertenece desde luego a la sociedad civil. [AGT]

Ideas claras y ambiciones políticas

Al foro Cabarga

Lamento deciros que no comprendo vuestro apoyo a este MCRC. No teneis las ideas claras, pero las ambiones politicas sí. Estáis en vuestro derecho, pero este movimiento jamas apoyara a ninguna canditadura en las elecciones municipales (es lo que propone Morado), ni a las ideas reformistas de los que apoyais a los nacionalismos estatales de País Vasco o Cataluña. Son partidos que no creen en la libertad ni en la democracia, solo en su “nación”. Eso se puede comprender. Pero de ahí a que asumamos sus sentimientos, se opone un abismo. Pues sería signo de servidumbre asumir los odios ajenos. El dialogo no enriquece, pero entristece, cuando el tema es el de elegir entre nacionalismo (español, vasco o catalán es lo mismo) o sociedad civil, o sea, entre partitocracia estatal (la nacionalista tambien es estatal) o democracia formal.

El lenguaje de la libertad y de la verdad es idioma extranjero para los partidos estatales. Y el vuestro ya comienza a parecer chino. Pero no hay problema. El MCRC no es un partido, y nadie le puede exigir que se presente a las elecciones o que establezca alianzas con los nacionalistas que se llaman republicanos y legitiman en los parlamentos a la Monarquía. La República tiene otros ideales y otra dignidad. Que nuestro dialogo sea inutil, no debe preocuparos, y podeis aconsejar que no cunda el desánimo en un movimiento que crece en progresion geométrica. A nosotros no nos preocupa vuestra miope visión, pues los dos tipos de oportunismo reformista siempre llegan tarde a la meta, pero llegan. Y alli nos abrazarán como hermanos de toda la vida. [AGT]

Ideas extremas y fracasadas

Sin la teoría pura de la democracia que constituye el eje primordial de la República Constitucional como única salida para la libertad política, la opción republicana carece enla actualidad de conceptualización ideológica propia que la justifique.

Con todos los respetos, baste contemplar el desolador panorama republicano allende de la propuesta Constitucional que inspira este MCRC y las personas y colectivos que lo secundan: Desde la mera añoranza, y la admirable Dignidad y Lealtad a la Idea, hasta el refugio bajo la tricolor y los nobles símbolos republicanos de ideas extremas y fracasadas que han visto desligitimado los suyos propios por la historia y el terror del gulag. [Comentario original]

Manifestación

Hay un hecho que se da a menudo en el país y que me ha servido para sacarme del letargo en el que gran parte de la sociedad civil está sumida para percibir ese mal sistema gobierno: las continuas manifestaciones, que como pataletas infantiles ante la frustración general, se ve abocada la sociedad por no disponer de medios de control al gobierno. Con dichos medios la sociedad no tendría necesidad de manifestarse; simplemente actuaría. [Comentario original]

Hay dos tipos de manifestaciones públicas, las de protesta y las de conquista. Las primeras indican, por su mayor o menor magnitud, el grado de impotencia de una sociedad civil que no tiene un solo diputado que la represente en el parlamento y defienda sus derechos. Las segundas, desconocidas en España desde la guerra civil, son expresiones de la libertad politica colectiva. Tu argumento no es nada superficial ni metafórico. [AGT]

Lo sentimental no se combate con razones

No puedo discutir frente a lo irrefutable. Vosotros aceptais respuestas a preguntas que no han sido, ni pueden ser formuladas. ¿Quien ha dicho que el Pais Vasco o Cataluña son nacionalides?. La constitucion de la Monarquía carece de valor para cualquier democrata. ¿Quien dice que esas dos partes de España son “comunidades nacionales o culturales”?. Los partidos nacionalistas carecen de autoridad para transformar sus sentientos particulares en razones universales puedan ser compartidas. Finalmente, la liberta politica, por ser colectiva, no puede dividirse por regiones. Es inseparable de de la totalidad gobernada. Como dice Stuart Mill, “lo reflexivo conduce a la libertad, lo irreflexivo a la independencia”. Ni siquiera conoceis la obra del creador del nacionalismo, que no fueron Herder ni Fichte, sino el historiador checo Palacky. Sin saber que el nacionalismo es esencialmente sentimental, no se puede debatir con razones. Seguimos alejados. Por ese camino no hay encuentro con la libertad. [AGT]

Organizar los sentimientos nobles

Vd no sabe lo que es acción pública, y mucho menos lo que es libertad política. Yo podría ser un buen escritor y un pesimo hombre de acción. Pero no es el caso. Nadie en España tiene la experiencia que yo tengo de la acción colectiva y de la organización política. Gracias a esa capacidad pude consegir lo que antes nadie pudo; la unidad de la oposición a la dictadura. Puse en pie centenares de Juntas por toda España. Mi trabajo no era convencer a nadie, sino organizar a los convencidos. Lo que yo aportaba era la tactica organizativa y el contagio del valor.

La situacion no es ahora la misma. Las masas creen que esto es democracia y que no hay alternativa. Por eso, unas minorías conscientes (durante años han meditado y hechas suyas las ideas que desgranaba en television, prensa, publicaciones, conferencias), presentará en toda España los puntos esenciales de la RC (República Constitucional), de facil comprensión.

Para que Vd se entere de una vez, trato de organizar a los convencidos de que la nobleza y la honradez es más numerosa que la vileza y la corrupción. Y trato de convencerlos de que esa organización, aunque no se haya intentado antes, es posible. La politica se mueve por sentimientos. Y el MCRC trata de organizar los sentimientos nobles, contra la tradición de los partidos que aglutinan sentimientos de conquista de pedazitos de poder iluso. Si lo que Vd dice tuviera fundamento se necesitaría mas de un siglo, y no se lograría, para convencer a los votantes de partidos corrompidos de que ellos son los culpables de la corrupción partitocrática. [AGT]

La organización del dominio

Siempre pensé que en la humanidad hay mayor porcion de nobleza que de vileza. El drama lo produce el hecho de que ésta se organiza sin necesidad de organizadores. Confluyen los egoismos de la ambición de poder sobre los demas seres que no los padecen. Se organiza el dominio. Y este narcisismo sádico se cubre con ideologías totalitarias que, lejos de responder a una totalidad social, la aplastan en nombre de la nación o de la clase obrera, en nombre de la libertad de mercado o del progreso industrial.

Al crear el MCRC estoy tratando de que la nobleza se organice ella misma, presente sus credenciales ante el mundo político europeo, empezando por el nuestro, el español. Porque la dignidad personal tiene el derecho y la obligación de cambiar la indignidad tradicional de la politica (desde que se descubrió al final del XVIII que los pueblos pueden liberarse de sus amos), por la dignidad de unas instituciones que inauguren y garanticen en Europa, con la astucia inconsciente de la razón, el reino de la libertad politica, el de la democracia. Quien vive para un ideal, y lo manifista a la sociedad, no siente temor al ridiculo que pueda hacer ante la ignorancia, el escepticismo o la insensibilidad cultural y moral de las clases imperantes. [AGT]

A los escépticos

No critico tu postura. Es la de los democratas que no creen en la posibilidad de conquistar la libertad politica. Es la de tantos republicanos que no se arriesgan a ser consecuentes con sus ideales. Pero has de saber que he sobrevivido con la ayuda de los grandes hombres de otras épocas. Uno de ellos, Romain Rolland (Premio Nobel 1915), dijo que “Todo hombre que es un verdadero hombre debe aprender a quedarse solo en medio de todos, a pensar solo por todos y, si fuera necesario, contra todos”. Y yo tuve el infortunio de leerlo cuando era joven. [AGT]

Historia de las ideas políticas

En la historia de las ideas políticas, muy pocos autores deben ser citados, porque muy pocos tienen autoridad. Ellos han sido mis únicos maestros. Hasta que me consideré bastante enseñado por la triste experiencia del fracaso de la libertad politica y de la honestidad pública, y quise crear algo que antes de mi creación no existía: la teoría pura de la democracia (garantista de la libertad) y de la República Constitucional (garantista de la honestidad política). Ese es mi legado a la acción colectiva de este noble Movimiento Ciudadano. [AGT]