Sociedad producto del sistema político

De la corrupción política de la monarquía de partidos pasamos a la corrupción económica, algo bastante lógico en un sistema oligárquico que beneficia a unos pocos explotando a la mayoría.

Cada sistema político genera su tipo de sociedad, el oligarca latifundista su contraparte en la masa de agricultores y braceros empobrecidos, el gran burgués de la revolución industrial, la masa de obreros explotados y la monarquía de partidos una oligarquía empresarial y banquera que desarrolla el único tipo de economía posible, la especulativa y la de la competitividad vía bajos salarios, la masa de autonómos, intermediarios y asalariados de baja cualificación es la sociedad laboral de la monarquía de partidos y así será reconocida por los historiadores del futuro. La inmigración queda redefinida entonces como dumping laboral, única solución posible a la economía de bajos salarios y especulación ladrillil en que ha quedado atrapada la sociedad laboral espaÑola y que no tiene alternativa posible. [Comentario original]

Anuncios

La mentalidad anacrónica de la transición

Ha sido la mentalidad anacrónica de la Transición la que ha implantado, con la fuerza residual de la dictadura, el anacronismo de una Monarquía de Partidos que consagra el predominio demagógico de lo social sobre lo civil, y de la heteronomía oligárquica sobre la autonomía empresarial, cuando el problema económico de España era la creación de empleo y el aumento constante de la competitividad, mediante una innovación tecnológica sistemática, una revaloración de la excelencia profesional y una visión del mundo industrial, común a patronos y trabajadores, que preservara el medio ambiente y renovara los recursos humanos con el sistema educativo.

[AGT en Sociedad empresarial]

Pasado franquista de los dirigentes del PSOE y del PP

Ex-falangistas hay muchos en el PSOE. Recuerda que, para muchos de los militantes de los Círculos Joseantonianos, entre socialismo y liberalismo ellos preferían lo primero, así que es una evolución lógica.

También habría que precisar que no era lo mismo pertenecer a alguna institución del régimen de Franco que ser un militante activo en ella. Ésa es la diferencia que quiero precisar para no faltar a la verdad. Por lo demás, ahí van algunos ejemplos: Felipe González militó en el Frente de Juventudes de la Falange y llegó nada más y nada menos que a jefe de centuria; Barrionuevo fue un destacado miembro del SEU; Juan Luis Cebrián (próximo al PSOE) también fue un activo militante falangista; Jaume Conejero Romagasa, nombrado director de Proyección Exterior del Deporte por decreto de Pasqual Maragall el pasado 23 de mayo, y con una larga trayectoria como militante del PSC en Gavà, Barcelona, fue anteriormente delegado de la Organización Juvenil Española (OJE) en Gavà, y, una vez muerto Franco, llevó las riendas del partido de Blas Piñar, Fuerza Nueva, en Baix de Llobregat; la propia viceministra María Teresa Fernández de la Vega, al parecer, militó en organizaciones falangistas en su juventud… Desde luego, hay muchos más ex-camisas azules en el PSOE, pero los medios de esta oligarquía partitocrática tapan su pasado, porque a la Monarquía de partidos no le conviene que se conozca.

La lista de numerarios y supernumerarios del Opus Dei en el PP es interminable: Federico Trillo, Mariano Rajoy, Juan José Lucas, Jaime Mayor Oreja, Cristóbal Montoro, Loyola de Palacio, Margarita Mariscal de Gante, Isabel Tocino, José Manuel Romay Beccaría, Andrés Ollero, Julia García Valdecasas, Miguel Ángel Cortés, José María Michavila, Juan Luis de la Valina, Jesús Pedroche, Juan Ramón Calero, Ignacio Solofronca, Ana Mato, Pablo Guardans Cambó, Joaquín Abril Martorell, Alberto de la Hera, Francisco Gilet, etc… [Comentario original]

“Hemos sostenido que la caracterización de un partido político ha de hacerse por la política que sigue y la que preconiza, no por su denominación ni el significado de sus siglas ni las intenciones originarias de sus fundadores. Desde que el PSOE fue colonizado por un cúmulo de ex-jefes de escuadra de las Falanges Juveniles de Franco (los Glz Márquez, Barrionuevo, Roldán, etc), pasó de ser una fuerza burguesa conservadora a ser una fuerza oligárquica inclinada, en muchas cosas, a la extrema derecha, y desde luego monárquica a rabiar.

“El carácter social de un partido no puede ser una naturaleza oculta, un algo inescrutable, inverificable, que requeriría, para ser sacado a la luz, el don de adivinación de un zahorí o de un oráculo. La esencia no puede estar total y absolutamente divorciada de la apariencia.

“Tampoco nos hemos creído la tesis de personas animadas de la mejor intención y de sinceros sentimientos progresistas, pero de las que lamentamos discrepar, a saber que el PSOE representaría a la pequeña burguesía. Puede haber sido así en 1910 o 1920, tal vez en alguna medida hasta los años 50 aproximadamente; mas ya no era el caso del nuevo PSOE, con una dirección en buena parte ex-falangista. Y los hechos están ahí: la pequeña burguesía fue implacable y sañudamente expoliada y diezmada en el cuatuordecenio 1982-96; y, si bien, en ese período y en el cuatrienio más reciente, se ha creado una nueva pequeña burguesía dependiente (en buena medida asalariados que se han quedado sin empleo y se han colocado como autónomos), se trata de un sector social que no es la clásica pequeña burguesía, sino que se divide en dos niveles: el más alto está constituido por agentes y beneficiarios de la oligarquía; el de abajo, lo está por personas en situación de salariaje camuflado. En cualquier caso, no conozco fundamento racional alguno para sostener que el PSOE represente a ninguno de tales sectores sociales”.

Lorenzo Peña, director de la revista digital “España Roja” y militante comunista (aunque creo que está en estado de semi-expulsión del PCE)

Tomado de:
http://er.users.netlink.co.uk/babor/12marzo.htm

La conciencia del valor de la verdad

El modelo económico en que se basa la Monarquía de Partidos y los Estados europeos, no es objeto de la revolucion exclusivamente politica que requiere la conquista de la libertd y de la
República Constitucional. Olvidas que este MCRC es un movimiento politico que ya está elaborando los principios de una verdadera revolución cultural. Lo cual implica una apertura del pensamiento social a la conciencia del valor de la verdad. [AGT]

El modelo sindical del Estado de partidos

La emocionante y dramática historia del movimiento obrero, como principal manifestación del conflicto social en la sociedad civil, terminó en Europa continental cuando el Estado fascista transformó el sindicalismo en una estructura estatal, dotada de poder legislativo, con facultad de dictar normas laborales incluso para los no afiliados, a través de Convenios Colectivos. El invento italiano, traducido al franquismo en los sindicatos verticales, continúa vigente, sin modificaciones sustanciales, en el modelo sindical de la Monarquía de Partidos.

[AGT en La sociedad laboral]

Crisis total de la politica y de los politicos

El Estado monárquico nacido el 22 de noviembre de 1975, así como el sistema parlamentario para darle acomodo diseñado en 1978 han estado en permanente crisis. Y si ambos han sobrevivido ha sido por tres causas principales que han atenazado a la sociedad española:

  1. El franquismo, la servidumbre voluntaria y la teoría de las generaciones. Franco logró que, a su semejanza, nadie se metiera en política.
  2. Los españoles, con la memoria de la represión en sus corazones, prefirieron renunciar a su derecho a la libertad para quedarse con lo que de arriba venía impuesto y disfrazado de democracia moderna.
  3. La nueva generación que se hizo con el gobierno y con el Estado en esos años mantiene, sino su poder, sí su influencia.

Y todo ello impregnó la conciencia española gracias a un mayor acceso a unos medios de comunicación siempre serviles al poder, correas de transmisión de los políticos y hagiógrafos del Jefe del Estado. [Comentario original]

Tu excelente comentario menciona un elemento, la teoria de las generaciones, que no he tratado aquí, aunque si en mis libros. La idea de generación es cultural, mas que biológica. Tomada de un escritor frances, Ortega difundió la idea de que cada generacion cultural dura 15 años. Aunque este tiempo sea convencional, tiene cierto fundamento.

Han pasado dos generaciones de sosten monárquico y partitocrático. La primera agotó su ilusión con la huelga general contra la corrupcion felipista. La segunda lo ha agotado con la feroz mansedumbre del zapaterismo ante los nacionalismos. La crisis del Estado, sin crisis de Gobierno, está acompañada de una crisis total de la politica y de los politicos en la sociedad civil. Sobre este panorama nace la accion del MCRC como nuevo fenómeno político. La juventud tiene que comprenderlo como respuesta de la inteligencia y la honradez, al fracaso cultural y politico de las generaciones anteriores. [AGT]

Liberalismo y República Constitucional

Existe un liberalismo integral que no concibe la libertad política sin la económica y viceversa, creyendo implsible la existencia de una sin la otra. Y que en consecuencia encuentra imposible la Libertad como concepto unitario en esta Monarquía de partidos por ser incompatible con la libertad política, solo alcanzable mediante la deseada Republica Constitucional. [Comentario original]