Ideas claras y ambiciones políticas

Al foro Cabarga

Lamento deciros que no comprendo vuestro apoyo a este MCRC. No teneis las ideas claras, pero las ambiones politicas sí. Estáis en vuestro derecho, pero este movimiento jamas apoyara a ninguna canditadura en las elecciones municipales (es lo que propone Morado), ni a las ideas reformistas de los que apoyais a los nacionalismos estatales de País Vasco o Cataluña. Son partidos que no creen en la libertad ni en la democracia, solo en su “nación”. Eso se puede comprender. Pero de ahí a que asumamos sus sentimientos, se opone un abismo. Pues sería signo de servidumbre asumir los odios ajenos. El dialogo no enriquece, pero entristece, cuando el tema es el de elegir entre nacionalismo (español, vasco o catalán es lo mismo) o sociedad civil, o sea, entre partitocracia estatal (la nacionalista tambien es estatal) o democracia formal.

El lenguaje de la libertad y de la verdad es idioma extranjero para los partidos estatales. Y el vuestro ya comienza a parecer chino. Pero no hay problema. El MCRC no es un partido, y nadie le puede exigir que se presente a las elecciones o que establezca alianzas con los nacionalistas que se llaman republicanos y legitiman en los parlamentos a la Monarquía. La República tiene otros ideales y otra dignidad. Que nuestro dialogo sea inutil, no debe preocuparos, y podeis aconsejar que no cunda el desánimo en un movimiento que crece en progresion geométrica. A nosotros no nos preocupa vuestra miope visión, pues los dos tipos de oportunismo reformista siempre llegan tarde a la meta, pero llegan. Y alli nos abrazarán como hermanos de toda la vida. [AGT]

La expresión del espíritu colectivo

La cultura, entendida por el nacionalismo como la expresión del espíritu colectivo del pueblo, pierde su valor universal, al rechazar todo aquello que es ajeno a ese espíritu. Y la lengua, en sociedades bilingües como la catalana y la vasca, pasa a convertirse en marca discriminatoria. Los catalanohablantes y los vascohablantes son para los nacionalistas algo así como los circuncidados, el pueblo elegido. [Comentario original]

Continuidad histórica de los nacionalismos

Hay una continuidad histórica.

La II Restauración, la de Cánovas, aupó a los nacionalistas frente al carlismo. El mismo Cánovas negció, por ejemplo, la sustitución de los párrocos carlistas.Indalecio Prieto protestó en 1917 en las Cortes por el apoyo del régimen a los nacionalistas.

La Dictadura de Primo de Rivera no modificó las cosas, quizá potenció el nacionalismo catalán.
En la II República,los socialsitas habían aprendido la lección y se aliaron con los nacionalistas para debilitar a sus rivales.

La Dictadura de Franco privilegió el desarrollo económico del País Vasco y Cataluña.
En la III Restauración, la Constitución, socialdemócrata, dió por fin entrada oficial en el consenso a los nacionalistas (”nacionalidades”, Autonomías, etc.) y lo que está haciendo el Sr. Rodríguez Zapatero es desarrollar las posibilidades de la Constitución.

Me parece que los únicos serios en todo esto son las oligarquías nacionalistas, que hacen lo que pueden. [Comentario original]