Somos radicales, a mucha honra

Este MCRC debe ser radical en su sentido de movimiento democratico ciudadano. Radical, en el sentido de ir a la RAIZ de la cuestión democrática, sin accesorios ni particularismos ideológicos. La radicalidad es un concepto denostado y políticamente incorrecto por identificarse con la revolución extrema y violenta, trayendo yo aquí el concepto radical en su originario y etimológico sentido, es decir como busqueda de la esencia y teoría pura de la democracia, así como en lo que de intransigente concepto de irrenunciabilidad lleva implícito en oposición al “pasteleo” del consenso. [Comentario Original]

Radical, en el sentido literal como lo empleas y que es el de Ortega y Gasset y el mío, no significa extremista, sino de raiz original, enraizado, no contaminado por el entorno que se lo quiere apropiar para desarraigarlo. [AGT]

Anuncios

Falta de originalidad

En mi texto me refiero a la falta de originalidad, o sea, de creación, Ramiro de Ledesma es superior, intelectualmnete, a los demas falangistas, incluido Jose Antonio, pero no tiene comparación posible con el filósofo del fascismo, Gentile, ni con el francés Marceal Deart (creador de la ideología del hombre nuevo o total), o con Arturo Labriola (teorico del sindicalismo en la senda de Sorel). La conquista del Estado, su concepto más divulgado, proviene de Corradini, el creador del nacionalismo que adoptó Mussolini. La retórica del “mitad monje,mitad soldado” esta copiada de la revista italiana La Lupa. [AGT]