Comisiones Obreras

En relación al comentario del Sr.Trevijano sobre la sociedad Laboral y en su análisis de la evolución de los sindicatos despues de la guerra civil, utiliza la expresión “…las prometedoras Comisiones Obreras”.

Como bien sabe el Sr Trevijano éstas fueron concebidas en sus origenes como un Movimiento Socio-Político en defensa de los derechos y demandas laborales de los trabajadores, albergando en su seno junto a la más destacada militancia obrera del Partido Comunista y otras formaciones comunistas a su izquierda , sectores diversos y muy activos en el mundo obrero de la Iglesia Católica. El Jesuita Padre Llanos fue un buen ejemplo evangélico, por su labor en Comisiones Obreras y en el movimiento ciudadano del Pozo del Tio Raimundo. Ese sindicato y ese movimiento socio-político al que siendo muy joven pertenecí, se planteó,como movimiento y sindicato clandestino,y dentro de su táctica de acción sindical presentarse a las elecciones sindicales que convocaban periódicamente los Jerarcas de la Organización Sindical de la dictadura franquista, de ese modo y según el tamaño de cada empresa o fábrica los activos militantes contra la dictadura coparon los cargos de representación entonces denominados, Jurados y Enlaces Sindicales, aprovechando con ellos los pocos requicios legales que la legislación dictatorial permitia a las clase trabajadora de entonces a la par que nos permitía llevar a cabo una labor de proselitísmo político entre los trabajadores en favor,en defensa de la democracia política la libertad sindical y el fin de la dictadura.

Le felicito Sr Trvijano por su riguroso y acertado análisis sobre el sindicalísmo actual. Sólo me queda el orgullo de aquella espéndida juventud activísima en política y sacrifica a mayor gloría de las instaladas burocracias de partido y sindicales. Un sola esperanza albergo, no ser derrotado por segunda vez. [Comentario original]

Mantuve un estrecho vínculo con Comisiones Obreras desde su nacimiento. La reunion clandestina que preparo la huelga de octubre del 67?, no pudo ser impedida por la policia, porque yo mismo la orgabicé en la fabrica de medias Vilma (plaza de Castilla), y los asistentes de toda España no conocieron el sitio de la reunión hasta una hora antes, mediante varios emisarios que envie a los lugares de llegada. Cuando la policia se enteró ya no pudo deterner más que a mi secretario personal.

Ademas, CCOO entró en la Junta Democratica una semana antes que el PC. Y cuando presenté la Junta en el Parlamento de Estrasburgo resalté la novedad de un sindicato unitario de diversas ideologias. En la contestación a mi discurso, el Comisario del Mercado Común, Chaysson (Ministro de Asuntos Extranjeros con Mitterrand) dijo que la idea sindical de la Junta democrática era la “picûre” que necesitaba el sindicalismo europeo para despertar.

El único amigo que conservo de aquellos tiempos es Marcelino Camacho, con quien compartí Carabanchel. [AGT]

Anuncios

Sindicalismo español en el siglo XX

En España, la historia del sindicalismo en el siglo XX se reduce al triunfo de la anarquista Confederación Nacional de Trabajo, fundada en 1911, y a la feroz represión y disolución de la misma por el Régimen de Franco. La UGT nunca dejó de ser la rama obrera del PSOE. Y el PC no tuvo nada parecido hasta la creación, dentro del sindicalismo vertical, de las prometedoras Comisiones Obreras.

[AGT en La sociedad laboral]

Sindicalismo

En realidad, el sindicalismo perdió su fuerza social genuina con el fracaso de su arma predilecta, la huelga general revolucionaria, a comienzos del siglo XX. La concepción antiestatal de los sindicatos anarquistas encontró dos adversarios políticos que lograron destruirla. De un lado, el Partido Obrero Marxista, de Jules Guesde, comenzó lo que los partidos comunistas y socialistas remataron: conversión de los sindicatos en correas de transmisión de los partidos. De otro lado, la oscura distinción soreliana entre violencia sindical y fuerza represiva del Estado fue hecha suya por Mussolini, transformado la violencia virtual de la huelga general en fuerza represiva institucional, mediante la estatalización de un sindicato único.

[AGT en La sociedad laboral]

Kissinger y la Transición española

Los EEUU no tuvieron nada que ver con la traición a la ruptura democrática por el PC de Santiago Carrillo. Es cierto que Kissinger tuvo mucha infuencia para que el Rey eligiera un reformista que evitara la ruptura, y para que la socialdemocracia alemana hiciera lo mismo con el PSOE de Felipe González, quien se lo tomó tan a pecho que lleguó a decidir que su partido pasara por la ventanilla de Carlos Arias, cosa que no hicieron porque les soprendió su caida y el nombramiento de Suárez. [AGT]