Del origen de los sindicatos y partidos estatales

Me parece muy esclarecedor el comentario que ve en los dos actuales sindicatos mayoritarios los sucesores del Sindicato Único Vertical, cuya estructura, organización, funcionamiento y atribuciones están calcados de los de aquél. Podríamos decir que en realidad el Sindicato Único sigue existiendo, sólo que ha sufrido una meiosis que lo ha dividido en dos partes.

De igual manera, el Partido Único todavía sigue existiendo, sólo que en este caso, más que una meiosis ha sufrido una metástasis (cancerígena) que lo ha convertido en el rosario de partidos oligárquicos, estatales y nacionalistas, que ahora padecemos. Es más, yo diría que los dos grandes partidos mayoritarios, PSOE y PP, provienen directamente de las dos grandes familias políticas del franquismo: el PSOE actual deriva de la Falange (que algunos consideraban como la “izquierda” del régimen, con su demagogia social y su vacua retórica de la “revolución pendiente”), mientras que el PP procede del Opus Dei (más tradicionalista y conservador). No en vano el actual PSOE está plagado de ex-falangistas, mientras que el PP es prácticamente una sucursal del Opus. [Comentario original]

Anuncios

El sistema proporcional

El sistema proporcional hace que el sistema politico (no el Estado) no sea representativo de la sociedad civil, sino exclusivamente de la sociedad politica incorporada al Estado (partidos estatales) y opinion publica oficial. Los pueblos tienen el gobierno que se merecen porque los gobiernos tienen el pueblo que merecen. En Frente a la Gran Mentira argumenté que un tercio de los gobernados apoya con entusiasmo el tipo de gobierno que tiene; otro tercio, lo apoya sin mala conciencia; y solo el tercio restante le da la espalda o lo combate. [AGT]

Lo nuevo tiende a ser juzgado por lo viejo

Quien no perciba que los partidos estatales no son representativos de la sociedad (sistema de listas) y de que ésta es la fuente de legitimacion de la sociedad politica, inexistente en el Estado de Partidos, no puede entender que mis análisis de la familia, como los que haré de la juventud, de las profesiones, de los jubilados, y de los demas sectores sociales, son indispensables para que pueda ser comprendida la futura llamada del MCRC a su participacion en la conquista de la libertad politica (hoy solo la tienen los partidos) y de la Republica Constitucional. Todo lo nuevo tiende a ser juzgado por lo viejo. Lo esperaba, y no me incomoda. [AGT]

Mente colectiva de partido

A ti no te corresponde la extrañeza ante lo obvio, sino la compresion del impresionante fenómeno que implica la sustitutcion de la mente individual, por la mente colectiva de partido. El patriotismo de partido, denunciado por Gramsci, es más nefasto que la invención alemana del patriotismo constitucional, por verguenza de la nacion hitleriana. Ëste solo es un “erzat”, aquél, un principio destructor de las inteligencias personales y una prefiguración de la razón de Estado, a la que aspira. Por eso son tan monstruosos todos los partidos estatales. [AGT]

Españolismo de salón

Es evidente que solo me refiero a los jefes del partido españolista y a los directores de medios de comunicación. Si no pensara que todo la derecha social y económica, sin demagogia de progresismo o de liberalisimo talante, no habría impulsado la creación de este movimiento politico, que responde a las exigencias de toda la sociedad civil española, incuida la conciencia de izquierdas no representada por ningun partido estatal.

Ansia de poder

El deseo de poder de los nacionalistas (incluidos los terroristas) se alimenta precisamente en la obsesión por el poder de los partidos estatales. No hay que buscarle otra culpa a ese terrorismo nacionalista que el método empleado (que no es poca, por cierto, sino bien cruel). Pero sus posibilidades de victoria serían ridículas de mediar un sentido realmente nacional y realmente democrático de quienes se dicen estatales. Como éstos desconocen lo que supuestamente defienden, creen que todo, hasta la Nación, es concepto opinable. Lo que subyace no es que “los otros” tengan derecho a defender sus pretensiones ahistóricas, sino su complejo de inferioridad. Porque quieren hacerse perdonar por sus antagonistas, como si eso fuera la única forma de defender su legitimidad. Por eso, unos no se arrepienten de nada y otros suplican permanentemente que se les reconozca que son los buenos de la película. Tan buenos, que hasta entienden y perdonan a los malos. Realmente, son víctimas dobles. Por un lado, de la violencia. Y, por el otro, de su cobardía. [Comentario original]

Nombrar y deponer gobiernos

No hay democracia si los gobernados carecen de la facultad de nombrar y de deponer a sus gobiernos (Popper). Esta facultad se la reservaron en exclusiva los partidos que se hicieron estatales con la Constitución de la Monarquía. El Sr. Zapatero propicia el cambio de Maragall por Montilla, el de la tradición catalanista por el de la progresía inmigrante. Ese es el ámbito y el alcance a los que se contrae el quimérico autogobierno de Cataluña. El autogobierno de un partido estatal federado consigo mismo.

[AGT en La abstención, factor del cambio político]