Realidad, ficción y demagogia

Los hechos solo pueden ser reales o ficticios. La demagogia se basa en los sentimientos de indignación o de exaltación que provoca una ficción generalizadora de lo particular: sea la de una falta o deficiencia general en la realidad social, o bien la de una presunción de que ésta tiene lo que precisamente le falta. El primer tipo funda la propaganda izquierdista. El segundo, básico en la propaganda fascista, es usual en la derecha. Ambas demagogias son odiosas. Debemos combatirlas. [AGT]

Anuncios