Inmigrantes y explotación

Como este MCRC no es un partido politico, y convoca a todos los sectores de la sociedad civil, no debe pronunciarse sobre cuestiones sociales. Pero, como la libertad politica y la democracia afectarán a todos los residentes en España, el MCRC reconocerá el derecho constitucional de los inmigrantes a no ser discriminados, ni usados como ejercito amarillo en el mercado laboral. [AGT]

Anuncios

Realidad, ficción y demagogia

Los hechos solo pueden ser reales o ficticios. La demagogia se basa en los sentimientos de indignación o de exaltación que provoca una ficción generalizadora de lo particular: sea la de una falta o deficiencia general en la realidad social, o bien la de una presunción de que ésta tiene lo que precisamente le falta. El primer tipo funda la propaganda izquierdista. El segundo, básico en la propaganda fascista, es usual en la derecha. Ambas demagogias son odiosas. Debemos combatirlas. [AGT]

Revolución cultural democrática y republicana

El cambio de perspectiva exterior no ha ido acompañado de un cambio correlativo en las mentalidades sociales que reproducen, con otro alcance y en otros términos, el conflicto entre empleadores y empleados. Mucho más difícil que cambiar las relaciones externas de dominio, objetivo de todas las revoluciones políticas, ha resultado la adaptación de la mente a las nuevas realidades del mundo económico y social. Por eso apremia una verdadera revolución cultural (democrática y republicana), que retire de la circulación social los prejuicios ideológicos derivados del pasado, y adapte las mentalidades al mundo real en el que viven hoy, sin comprenderlo.

[AGT en Sociedad empresarial]

Adiós, señores disidentes

Aprovecho este comentario para decir a todos los lectores y seguidores del MCRC, que me importan un adarme las jefaturas, presidencias o liderazgos. No pretendo nada en el terreno personal, todo en el de la libertad politica, y casi todo para la República.

Como algún oportunista, malpensado o acomplejado, ha manifestado que no admito divergencias, pondré un ejemplo ilustrativo.

Un hombre emprendedor y altruista fleta un gran barco, bonito, seguro y moderno, con destino a una isla maravillosa, donde la mayoría de sus paisanos quieren vivir. El fletador hace una invitación publica a sus compatriotas para que sin pagar pasaje viajen juntos a ese paraiso. Antes de zarpar pide voluntarios para los equipos de tripulacion y para transmitir la invitación general a ese viaje.

El barco lleva inscrito, en grandes letreros, su diseño rupturista, para navegar sin peligro por un mar helado que impide llegar al destino en barcos convencionales reformados, sin quilla rompe-hielos.

Antes de zarpar, unos invitados anónimos acusan al fletador de ser autoritario, no tolerar discrepancia y propiciar el culto a su personalidad.

El fletador responde: “no dejaré subir a este barco diseñado por mi a los que buscan seguridad en un barco reformado, y a los que me piden que retire del barco la quilla rompe-monarquía que he fabricado durante cincuenta años. Tampoco admito discrepancias en cuanto al puerto de destino. Pero ya zarpados, los tripulantes seran tan responsables como yo en la solucion de las incidencias que se opongan a nuestro destino comun. Ahi si habrá debate y discrepancia”. [AGT]

Lograr una constitución democrática

El MCRC no pretende representar a nadie más que a sus miembros. No hemos sido elegidos por otros. Nuestra accion proviene de nuestra conciencia y de nuestro valor ciudadano.

Los trabajadores forman parte de la sociedad civil. Es legítimo que llamemos a este movimiento a los que no estan integrados en la estructura del sindicalismo estatal ni la apoyan con su pasiva resignacion.

El MCRC no se propone legislar, sino lograr una Constitución democrática para la Republica Constitucional. Esa Constitución, no el MCRC, prohibirá los partidos estatales y los sindicatos estatales. Pero será la sociedad civil la que decidirá con sus votos electorales si continuan o no los mismos partidos y sindicatos, sacados del Estado. [AGT]

Derogar la constitución

El MCRC se propone derogar la Constitucion del Estado de Partidos. Esto implica necesariamente la derogacion de todas las leyes políticas derivadas de ella. Y sabemos que Estatuto de los Trabajadores es una ley politica de la oligarquía, que no responde a la voluntad de la sociedad laboral, y ni siquiera al interés de la sociedad empresarial. [AGT]

Me acordaré de tí con respeto

Ergo: Dada la situación, estoy de acuerdo en que lo primero sea conseguir una República (ni dios ni amo) donde reine (con perdón) la libertad política, pero si yo, por ejemplo, les ayudo a ello, una vez establecida, si les he visto no me acuerdo. ¿Cómo se come esto? ¿Acaso no es este el intríngulis del MCRC: que diferentes sensibilidades y pensamientos, reservándose sus ideas políticas, se unan para conseguir establecer unas reglas del juego realmente iguales para todos y, una vez conseguido, que gane el mejor? Uds. perdonen, pero me parece que algo no encaja. O no encajamos todos. No sé si será posible tanto pragmatismo. [Comentario original]

La intríngulis transitoria del MCRC, no tiene la trascendencia que le atribuyes. Durante la conquista de la libertad, el objetivo común no impedirá que en su seno se dibujen corrientes hacia la izquierda, hacia un equilibrio central y hacia la derecha. Porque no podemos olvidar que la mínima estructura del MCRC ha de ser una prefiguración de la convivencia politica que edificará la República Constitucional. Establecidas las reglas de juego, no se producirá el “si te ví, no me acuerdo”, sino el “porque te ví junto a mí en los momentos de la verdad, siempre me acordaré de ti con respeto”. [AGT]